Comunicación sobre Adaptación al confinamiento por COVID-19 en familias acogedoras y no acogedoras



El pasado 30 de octubre, nuestro compañero Jesús Oliver Pece realizó una comunicación en las XIV Jornadas Internacionales de la Universidad de Málaga sobre seguridad, emergencias y catástrofes. En ella, expuso los principales resultados de un estudio que ha llevado a cabo con varios profesores de la Universidad de Málaga y la Universidad de Oviedo, titulado "Estrés percibido, recursos y adaptación relacionados con el confinamiento por la COVID-19 en familias españolas acogedoras y no acogedoras".


El confinamiento impuesto debido a la pandemia por COVID-19 ha provocado una tensión sin precedentes en las familias, y, como todos sabemos, las familias ejercen un papel fundamental en el desarrollo de sus miembros. En ocasiones, algunos menores no pueden permanecer con sus familias biológicas por diversos motivos. En dichos casos, las familias acogedoras pueden convertirse en su principal fuente de apoyo.


Un modelo que puede resultar útil para conocer cómo se han adaptado las familias acogedoras y no acogedoras al estrés debido al confinamiento es el Modelo Doble ABC-X (McCubbin & Patterson, 1983). Este modelo considera que la capacidad de una familia para adaptarse al estrés está influida por la acumulación de factores estresantes, los recursos familiares con los que cuenta y la percepción de la situación estresante.


Siguiendo este modelo, el objetivo del presente estudio tuvo como objetivo conocer las variables que están asociadas con la adaptación al estrés derivado del confinamiento de las familias acogedoras y no acogedoras.


La muestra estuvo compuesta por 347 adultos españoles (100 familias acogedoras y 247 familias no acogedoras) que completaron una encuesta durante el confinamiento.


Los resultados mostraron que una menor acumulación de factores estresantes, una mayor cohesión y flexibilidad familiar y una percepción más funcional del confinamiento estaban asociados con una mayor capacidad de adaptación al estrés, tanto en las familias acogedoras como en las no acogedoras.


Teniendo en cuenta estos resultados, se recomienda la implementación de programas que faciliten la conciliación de la vida familiar y laboral, el reparto de tareas domésticas, la resolución de conflictos, la cohesión y la flexibilidad familiar, una percepción más adaptativa del confinamiento y una disminución del estrés derivado del confinamiento.


Palabras clave: estrés percibido, recursos, adaptación, COVID-19, familias acogedoras

Posts Destacados
Posts Recientes
Archive
Búsqueda por etiquetas
Síguenos
  • Facebook Clean Grey
  • Google+ Clean Gris
  • LinkedIn limpio gris
  • RSS limpiar gris
  • Twitter limpio gris

PSIQUE & LOGOS 2020